Notas

1) Felisberto Hernández: “Primeras invenciones”
Editorial Arca. Montevideo: 1963.
El volumen recoge los primeros libros del autor.
Fulano de tal
Libro sin tapas
La cara de Ana
La envenenada.
Así como publicaciones fragmentadas y textos inéditos.
La cita corresponde al texto “Juan Méndez o almacén de ideas o diarios de pocos días” ubicado en la pág. 120.
El texto fue publicado por primera vez en la revista “Hiperion” No. 57.
Montevideo: 1929.

2) Julio Cortázar.
Prefacio a Les hortenses.
Ediciones Denoel. Paris, 1975. pág. 7.

3) Para la primera edición:
González Panissa Hnos. Editores
Montevideo: 1943. pág. 43

4) Ibid. 3 pág. 45.

5) Ibid. 3 pág. 45.

6) Ibid. 3 pág. 48.

7) Ibid. 3 pág. 50.

8) Otto Rank: “El doble”
Ediciones Orión, Buenos Aires: 1976.

9) Ibid. 3 pág. 55.

10) Ibid. 3 pág. 67.

11) Ibid. 3 pág. 68.

12) Ibid. 3 pág. 69.

13) Ibid. 3 pág. 80.

14) Ibid. 3 pág. 84.

15) Ibid. 3 pág. 87.

16) Ibid. 1 pág. 79.
La cita corresponde al texto “El vapor” que integra el libro “La cara de Ana”
Para la primera edición: Mercedes (Uruguay) 1930

17) Julio Cortázar: “Los piantados y los idos” en “La vuelta al día en ochenta mundos”. Tomo II
Siglo XXI de España Editores S.A. Decimoquinta edición, novena de bolsillo. Madrid, Julio 1979. pág. 142.

18) Julio Cortázar: “En vista del éxito obtenido, o los piantados firmes como fierro” en “Último round”. Tomo I
Siglo XX Editores S.A. Quinta edición, tercera de bolsillo. México, 1978. pág. 224.

19) Julio Cortázar: “Rayuela”.
Editorial Sudamericana, decimotercera edición. Buenos Aires, abril 1972. Cap. 129 y 133. pág. 576 y 568.

20) Julio Cortázar “Carta en mano”. “Felisberto Hernández. Novelas y cuentos.”
Biblioteca Ayacucho No. 116. Caracas, 1985. pág. IX

21) Ibid. 18 pág. 65.

22) Jaime Concha “Los empleados del cielo: en torno a Felisberto Hernández”. En “Felisberto Hernández ante la crítica actual”, Edición de Alain Sicard
Monte Ávila Editores. Caracas, 1977. pág. 63.

23) Lucien Mercier “La cajita de música. Felisberto Hernández y las máquinas célibes.”
Revista “Escritura”. No 13/14 dedicado a Felisberto Hernández. Caracas, Enero – Diciembre 1982. pág. 229.

24) Louis Vax “Arte y literatura fantásticas”
Editorial Universitaria de Buenos Aires. No. 80 de la Colección Lecturas de EUDEBA. Buenos Aires, 1985.
Para la edición original “L’art et la littérature fantastiques. »
Presses Universitaires de France. Paris, 1960.

25) Ibid. 24 pág. 6.

26) Ibid. 24 pág. 30.

27) Ibid. 24 pág. 41.

28) Ibid. 24 pág. 110.

29) Para conocer en detalle las posiciones de Roger Caillois puede consultarse:
“Imágenes, imágenes”, Seix Barral Editores. Madrid, 1969.
“Au cœur du fantastique”, Gallimard. Paris, 1965.
“Antología del cuento fantástico” (60 cuentos de terror reunidos y presentados por Roger Caillois). Editorial Sudamericana. Buenos Aires, 1967.

30) Roger Caillois. “Antología del cuento fantástico”. Ver nota 29, pág. 8.

31) Ibid. 30. pág. 8.

32) Ibid. 30. pág. 9. En la misma página puede leerse:
“El intento esencial de lo fantástico es la aparición, lo que no puede suceder y que a pesar de todo sucede, en un punto y en un instante preciso, en medio de un universo perfectamente desalojado el misterio. Todo parece igual que ayer y hoy, todo parecer tranquilo, común, sin nada insólito, y de pronto lo inadmisible se insinúa lentamente o se despliega de imprevisto.”

33) Tzvetan Todorov. “Introducción a la literatura fantástica”. Editorial tiempo Contemporáneo. Colección Trabajo Crítico. Buenos aires, 1974.
Por la edición original “Introduction à la littératura fantastique”, Editions du Seuil. Paris, 1970.

34) Ibid. 33 pág. 34.

35) Ibid. 33 pág. 42.

36) Ibid. 33 pág. 42.

37) Ibid. 33 pág. 53.

38) Ibid. 33 pág. 111.

39) Ibid. 33 pág. 112.

40) Igual 33.

41) Igual 33 pág. 205.

42) Igual 33 pág. 199.

43) “Además tendré que escribir muchas coas sobre las cuales sé poco; y hasta me parece que la impenetrabilidad es una cualidad intrínseca de ellas; tal vez cuando creemos saberlas, dejamos de saber que la ignoramos: y ésa debe ser una de sus cualidades.
Pero no creo que solamente deba escribir lo que sé, sino también lo otro.”
Felisberto Hernández, “Por los tiempos de Clemente Colling”.
González Panizza Hnos. Editores. Montevideo, 1942. pag. 7.

44) “El signo de un gran cuento me lo da eso que podríamos llamar su autarquía, el hecho de que el relato se ha desprendido del autor como una pompa de jabón de la pipa de yeso.”
Julio Cortázar. Igual 18. pág. 65.

45) Felisberto Hernández, “El balcón” en “Nadie encendía las lámparas”. Editorial sudamericana, Buenos aires: 1947. pág. 22.

46) Ibid. 46. “El balcón”. Pág. 27.

47) Ibid. 46. “Menos Julia”. pág. 70.

48) Ibid. 46. “El comedor oscuro”. pág. 142.

49) Ibid. 46. “El corazón verde”. pág. 148.

50) Ítalo Calvino, Nota introdutiva a “Nessuno accendeva le lampade”. Einaudi, Torino, 1974.

51) “Primero se veía lo blanco; las fundas grandes del piano y del sofá y otras, más chicas, en los sillones y las sillas. Y debajo estaban todos los muebles; se sabia que eran negros porque al terminar las polleras se veían las patas. Una vez que yo estaba solo en la sala le levanté la pollera a una silla; y supe que aunque la madera era negra el asiento era de un género verde y lustroso.”
Ibid 3. pág. 9